Personas interesantes

sábado, 7 de mayo de 2011

Los venerables castaños de Escondelobo

 Uno de los impresionantes castaños de Escondelobo, al norte de Extremadura, protegidos desde 2006, con su declaración como árboles singulares.
Es difícil expresar qué se siente ante un ser vivo que lleva más de 700 años viendo pasar la vida desde un mismo lugar. Veneración. Respeto. Fragilidad. Fortaleza. Vida


Las cicatrices de siglos de vida quedan patentes en los 10 m. de perímetro de tronco de uno de los castaños más grandes de Extremadura y España.


 El delicado estado en que se encuentran estos ejemplares les ha hecho acreedores de ciertos cuidados por parte de especialistas. La edad, cuando se cuenta en siglos, es un factor más que determinante.

Castaños de Escondelobo en Casas del Castañar (Valle del Jerte. Extremadura).

Gracias a Alberto Gil, quien contempla el mundo Desde el torreón, por descubrirme este lugar de ensueño


Noe, por favor, te agradecería tus letras desde el otro lado del mundo...

10 comentarios:

  1. querido!!

    me pregunto si esa Noe soy yo, bueno, y por las dudas me hago cargo, querés?

    sabés que siento? sobre todo con la última foto, que esas ramas, esa bella ramificación son en sí nuestras venas, como si lo de afuera se reflejara adentro, o viceversa... no?

    te mando mil, pero mil abrazos, se agradece ver esto, porque como te dije, lo de adentro,también es naturaleza!

    ResponderEliminar
  2. Claro que sos vos.
    Claro que eres tú.
    Gracias, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Impresionantes árboles. No los conocía, a pesar de no vivir lejos. Siempre se estan descubriendo cosas nuevas en nuestra tierra. Gracias por mostrar este lugar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Tremendo, Jose Manuel. Lo apunto de nuevo en mi lista de próximos lugares a visitar. Esa zona es fresca en verano. Y gracias por enseñarnos tal maravilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Y yo sin haber pisado este lugar, en cuanto pueda llevo a la piara. Gracias Jose y a Alberto por lo que le toca. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Entonces suelta el poema. Dice la cicatriz de hace tiempo, los tendones como meses o látigos que germinan dentro. Dolorosa fotosíntesis de venas obstruidas que caben en el sol. Abril era la voz enarbolando el mapa, ríos fotográficos del fruto con la rama.
    Quizás una palabra amarilla pueda hilar la semiluz al otro lado, ritual del artista que hace click donde crecen poéticas y copas de árbol.


    Sé que podría escribirte algo mejor, pero así, sin corregir te dejo esto, espero que te guste, pensé en vos como artista, diciendote adentro una historia que ves desde afuera... digamos que algo parecido a lo que te dije en el comentario anterior!

    JM, millones de abrazos y besos! sí, desde el otro lado, pero ese otro lado del mundo está muy cerca!

    ResponderEliminar
  7. Un paraje increíble y mágico. Y visto desde los ojos de un artista doblemente fascinante. Preciosas las fotografías!. Me quedo con la aproximación de la penúltima, la de ese musgo que se aloja en la corteza centenaria, que lo hace especial, que también infunde admiración.
    Un abrazo.

    P.D.
    Vengo desde el otro lado del mundo, de asomarme aunque sea mínimamente, hasta tu casa Noe, llego con el impacto de algunas de tus hermosas palabras escritas por allí, que conmocionan, y hasta "arañan" algunas. Otro abrazo para vos. Merce.

    ResponderEliminar
  8. No hay palabras para describir lo que sentimos bajo estos ancianos. A su sombra nos sentimos tan insignificantes que resulta inevitable mirar hacia sus copas y abrazarlos.

    Un sitio extraordinario captado con mucha sensibilidad.

    Un abrazo.

    Víctor

    ResponderEliminar
  9. Tiene que impresionar verlos in situ, qué pasada...
    Qué pequeños somos ante la Naturaleza.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails