Personas interesantes

miércoles, 3 de abril de 2013

Corpulenta y añosa encina


 
Yo quisiera que la musa de la gente campesina
no durmiese en las entrañas de la vieja hueca encina
donde, herida por los tiempos, hosca y brava se encerró.
Yo quisiera que las puntas de sus alas vigorosas
nuevamente restallaran en las frentes tenebrosas
de esta raza cuya sangre la codicia envenenó
.


 Yo quisiera que encubriesen las zamarras de pellejo
pechos fuertes con ingenuos corazones de oro viejo
penetrados de la calma de la vida montaraz.
Yo quisiera que en el culto de los montes abrevados,
sacerdotes de los montes, ostentaran sus cayados
como símbolos de un culto, como cetros de la paz.
  
Yo quisiera que vagase por los rústicos asilos,
no la casta fabulosa de fantásticos Batilos
que jamás en las majadas de mis montes habitó,
sino aquella casta de hombres vigorosos y severos,
más leales que mastines, más sencillos que corderos,
más esquivos que lobatos, ¡más poetas, ¡ay!, que yo!

Los pastores de mi abuelo. José Maria Gabriel y Galán (1870-1905)





Al compás de las auras,
lenta se inclina
altiva, corpulenta
y añosa encina

La fuente vaquera. José Maria Gabriel y Galán (1870-1905)

4 comentarios:

  1. Genial, fotos y texto unidos con una gran ritmo, las texturas, el blanco y negro y una foto final con explosión de luces.

    ResponderEliminar
  2. Preciosas fotografías, José Manuel.

    Lo que no habrán visto y oído estos arbolitos!!!

    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Jesús
    Seguro que disfrutaríamos "escuchándolas", verdad?

    JM

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails