Personas interesantes

lunes, 6 de abril de 2015

Mina Esmeralda (Cáceres): paisaje contra el olvido



Últimamente, me ha dado por las ruinas. Otra vez. Me persigue la genial ocurrencia de Auguste Rodin: “Nada es tan bello como las ruinas de la belleza”. Frase que saco a relucir con frecuencia. Pero no hoy. Las imágenes de Mina Esmeralda que ilustran esta entrada pueden gustar o no gustar. Pero es seguro que nadie consideró estas construcciones dentro de ninguna acepción de belleza, si acaso hasta tiempos muy recientes. Cuando el horno ubicado bajo esa descomunal chimenea de ladrillo macizo de 32 m de altura escupía humos malolientes y cientos de obreros dejaban su vida y sus esperanzas bajo toneladas de tierra a la luz de exiguas lámparas de carburo, aquello sería de todo menos bonito.

Hoy nos queda el paisaje y tantas historias olvidadas, esqueletos de lo que fue, imágenes subyugantes que resisten al tiempo y a los meteoros. Y atraen la mirada de los viajeros que salen o llegan a Cáceres por el sur. Cada vez que paso por  la zona, cada vez, desvío la mirada hacia esas ruinas, promesas de tiempos duros, que me resultan a un tiempo tan ajenas y tan propias. Atraen como las sirenas a los marinos de tiempos homéricos. Tenía una visita pendiente para forjar ese vínculo con la memoria. Y por fin se dieron las circunstancias que, en lo que no dependía de mí, era un cielo con nubes dramáticas y un sol lateral, de esos que nos regala el día cuando agoniza. Y allí me fui con mi modesta Leica y algún filtro anaranjado para dramatizar el cielo, a pasear entre restos indescifrables. A imaginar otros mundos y otros tiempos. O a intentarlo.

Y ahora podría arrojar un montón de datos sobre el particular y contar muchas cosas. Pero la inmensa mayoría serían ajenas. De modo que me inclino por ofrecer al inusitado lector las fuentes de las que bebería. 

Para contar la peculiar relación -lejanía y olvido- de la mina con la ciudad y deleitarse con alzados, dibujos y detalles aéreos hay que consultar a un experto en levantamiento de edificios.

Para comprender la importancia histórica y cultural de Mina Esmeralda mejor leer un completo informe que requiere conocimientos geológicos de los que yo carezco. Y si es de alguien que se patea, conoce y ama su entorno, mejor. Puedes comprobarlo en esta gran entrada del conocido blog que firma el Granito Parlanchín. Gracias, G.P.

Sus y a ellos.












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails