Personas interesantes

domingo, 29 de marzo de 2015

Campillo, un oasis desolado (y II)



Estos, Fabio, ¡ay dolor!, que ves ahora
campos de soledad, mustio collado…


(...) por tierra derribado
yace el temido honor de la espantosa
muralla, y lastimosa
reliquia es solamente
de su invencible gente.
Sólo quedan memorias funerales
donde erraron ya sombras de alto ejemplo
este llano fue plaza, allí fue templo;


de todo apenas quedan las señales.


¡oh fábula del tiempo, representa 
cuánta fue su grandeza y es su estrago!


Todo desapareció, cambió la suerte
voces alegres en silencio mudo;
mas aun el tiempo da en estos despojos
espectáculos fieros a los ojos,
y miran tan confusos lo presente,
que voces de dolor el alma siente, (...)



Mas ¿para qué la mente se derrama
en buscar al dolor nuevo argumento?
Basta ejemplo menor, basta el presente,
que aún se ve el humo aquí, se ve la llama,
aun se oyen llantos hoy, hoy ronco acento; (...)


(...) ya de laurel, ya de jazmines,
coronados los vieron los jardines,
que ahora son zarzales y lagunas.
La casa para el César fabricada
¡ay!, yace de lagartos vil morada;
casas, jardines, césares murieron,

y aun las piedras que de ellos se escribieron.




Muestra de su sepulcro algunas señas,
y cavaré con lágrimas las peñas
que ocultan su sarcófago sagrado;
pero mal pido el único consuelo
de todo el bien que airado quitó el cielo
Goza en las tuyas sus reliquias bellas 
para envidia del mundo y sus estrellas.




Los textos son de Canción a las ruinas de Itálica, un desgarrador poema que acude a mi mente cada vez que contemplo las imponentes ruinas de la belleza. Su autor es el poeta e historiador andaluz Rodrigo Caro, un autor poco conocido del Siglo de Oro.


2 comentarios:

Related Posts with Thumbnails